domingo, 9 de julio de 2017

Rafaela de la Pasión Veintimilla Villacis, Fundadora

Madre Rafaela de la Pasión Veintimilla Villacis, Fundadora
Marzo 22, 1836 - Noviembre 25, 1918

Rafaela María Mercedes Antonia Magdalena de Veintemilla y Villacís.

Nació el 22 de Marzo de 1836 en Quito Ecuador. 
sus padres fueron don Ignacio Veintemilla y doña Josefa Villacìs, quienes llevaban una autentica vida cristiana.


A los cuatro años quedó huérfana de madre y al cumplir los diecinueve, perdió también a su padre.  Su educación fue la propia de la alta sociedad a la que pertenecía su familia.


Era su Madre muy devota de Mariana de Jesús, lo que dejó una grande impronta en la vida de madre Rafaela. Fue bautizada el mismo día de su nacimiento con los nombres de Rafaela, María Mercedes, Antonia, Magdalena pero siempre fue llamada Rafaela y celebró con gran devoción la fiesta de San Rafael Arcángel.

Fue la más pequeña de 10 hermanos, queda huérfana de madre a los 4 años de edad y de Padre a la edad de 19 años.

Hubiera deseado vivir en un monasterio como monja clarisa, pero su hermano, para ella como un padre, el general Ignacio - presidente de la república de Ecuador de 1878 a 1883 - la quería responsable del gobierno de la casa.

Permaneció, pues, en el mundo, pero con una forma de vida muy parecida a la de una religiosa; con votos privados y firme propósito de realizar lo que en cada caso entendiese ser lo más perfecto. Sin perjuicio de las ocupaciones domésticas, dedicaba varias horas al día a las prácticas piadosas de la oración mental, al rezo del oficio parvo y al de los quince misterios del rosario.

Desde muy joven sintió el deseo de ser religiosa y pasó su adolescencia y juventud practicando con grande fervor las virtudes cristianas, hace sus primeros votos en privado de pobreza, castidad y obediencia y vestía el hábito de la Beata mariana de Jesús llevando una asidua vida de oración y contemplación que fue perfeccionando con sacrificio y penitencia con el transcurrir de los años.

Alcanzada su mayoría de edad hizo sus primeros votos privados de pobreza, castidad y obediencia, y vistió el hábito de santa Mariana de Jesús, llevando una asidua vida de oración y contemplación que fue perfeccionando con sacrificio y penitencia con el transcurrir de los años.


Según el testimonio de quienes la conocieron, su rostro mostraba una serenidad de reflejo divino. Sufrió la cárcel  a consecuencia del golpe de estado que hiciera su hermano el General Ignacio de Veintemilla que siendo Presidente del Ecuador se proclamó dictador en 1882.

Como consecuencia del levantamiento militar contra su hermano el "dictador Veintemilla", Rafaela fue encarcelada durante ocho meses, sin que se tuviese con ella consideración alguna. Cuando, por fin, en 1883 la familia entera fue expulsada de la nación, estableció la residencia en Lima, obviamente con las estrecheces propias de los exiliados despojados de sus bienes.

En su nueva patria pronto comenzó a ser una figura conocida, entre los años 1884 y 1894 vivió alimentándose de la Palabra de Dios, asistiendo a retiros espirituales, participando de las asociaciones marianas existentes en la Iglesia Santo Domingo y la Iglesia San Pedro, donde fue una de las fundadoras del Rosario viviente. Volvía a vivir su vida piadosa de siempre.

Era Alta, de contextura más bien delgada, de trato distinguido, con una personalidad firme y serena.


Padre Eustasio Esteban (agustino- Recoleto Español)
fue el director espiritual de la madre Rafaela
En 1894 comenzó a dirigirse con el agustino español P. Eustasio Esteban, futuro general de la Orden. De su mano no tardó en advertir que el Señor la llamaba a fundar una congregación religiosa con la finalidad de alimentar e instruir a la infancia y juventud femeninas necesitadas de ayuda y protección, ofreciendo los sacrificios que tal quehacer habría de comportar en favor de los pecadores y el alivio de las almas del purgatorio.

A mediados de 1895 se separó de la familia y pasó a vivir en un modesto apartamento arrendado, adoptando desde entonces el nombre de Rafaela de la Pasión, -"mi alimento, mi sostén, mi fuerza"- y el de Agustinas Hijas del Santísimo Salvador para sus hijas, sin otro distintivo externo que el de vestir de negro, con un crucifijo sobre el pecho y un rosario pendiente de la correa o cintura agustiniana.

Falleció santamente en Lima el 25 de noviembre de 1918 a la edad de 82 años. Sus restos mortales se encuentran en el jardín del convento de Nuestra Señora del Prado de Lima, d
esde el 28 de agosto de 1980 y después de 35 años el Señor nos concede la gracia de trasladarla a la Iglesia nuestra Señora de la Consolación del Distrito del Rimac en Lima - Perú el 23 de Noviembre del 2015.


El 6 de febrero de 1987 la Santa Sede concedió el nihil obstat para la instrucción del proceso diocesano. Concluido éste en 1989, obtuvo el decreto de validez de la Congregación de los Santos el 6 de marzo de 1992. La "Positio" fue entregada en 2001.
=
Autor: Fernando Rojo, o.s.a.


Bibliografía
[ESTEBAN, E.], OSA., La Sierva de Dios Madre R. de la P. V., Lima 1938; RANO, B., OSA., Agostiniane Figlie del SS. Salvatore, en DIP. 1, Roma 1974, c. 208-09; BULNES, Y., R. de la P. V., alma misionera en la contemplación y acción, Roma 1982; APARICIO, T., OSA., R. de la P. V., en ArchAg. 70 (1986) 195-294; ROJO, F., OSA., Veintemilla Villacís, Raffaella della Passione, fondatrice della Congregazione delle Religiose Agostiniane Figlie del Ss. Salvatore, en BSS. II App., Roma 2000, c. 1457-59.
===
Causa: Jiron Ancash Nº 880, Aptdo. 5266, Lima 1, PERU


Padre Eustasio Esteban (agustino- Recoleto Español) fue el director espiritual de la madre Rafaela y el cual le ayudo a fundar la congregación y fue el autor de sus primeras constituciones el cual impulso los primeros años la congregación.
Estampita y Oración de

No hay comentarios.:

Publicar un comentario