jueves, 27 de julio de 2017

Pedro Manuel Salado de Alba, Misionero

Pedro Manuel Salado de Alba, Misionero
Enero 1, 1968 †Febrero 5, 2012

Pedro Manuel Salado de Alba, Misionero Pe­dro Ma­nuel Sa­la­do de Alba, na­ci­do en Chi­cla­na en Enero 1, 1968, co­men­zó el no­vi­cia­do en el ho­gar del Na­za­ret de Cór­do­ba en 1990.

Nue­ve años des­pués, es des­ti­na­do a Qui­nin­dé (Ecua­dor) don­de, ade­más de cui­dar a los ni­ños del ho­gar, lle­gó a ser de­le­ga­do pas­to­ral del Obis­pa­do de Es­me­ral­da, pro­vin­cia a la que per­te­ne­ce Qui­nin­dé.
Pedro Manuel pertenecía a la Familia eclesial Hogar de Nazaret, fundada por María del Prado Almagro

El hermano Pedro se consagró al Señor en el año 1990 y hasta 1998 vivió en el Hogar de Nazaret de Córdoba. En este año fue destinado a la misión que el instituto tiene en Quinindé (Ecuador).

Y allí ha servido al Señor, y a los niños desamparados dirigiendo un Hogar y la Escuela-Colegio Sagrada Familia de Nazaret, con una entrega reconocida por aquellos que lo conocían y habían convivido con él.

Tenía 43 años y dirigía un hogar-escuela en Ecuador

Fa­lle­ció el 5 de fe­bre­ro de 2012, en una pla­ya de Ata­ca­mes, ex­haus­to, al sal­var a sie­te ni­ños de mo­rir aho­ga­dos en un mar em­bra­ve­ci­do.

«Estaba en la playa con los niños a los que cuidaba, en un día que parecía tranquilo», explica el padre Manuel, compañero de la institución religiosa familiar Hogar Nazaret. «Siete niños quedaron atrapados entre las olas y se lanzó al agua para sacarlos uno a uno», explica.

«Luchando con el agua, las fuerzas se le fueron agotando y utilizó el último esfuerzo para sacar al último niño», relata. «Él no habría podido vivir sabiendo que un niño había fallecido», concluye el padre.

"Era un hombre sencillo y humilde", confiesa el padre Manuel. Y siempre se rodeo de niños. De hecho trabajaba en una escuela, en la que vivían niños en situación de riesgo o desamparo y donde le llamaban 'el papi'. "Él no quería volver a España, decía que no podía dejar a los niños allí". Y, al final, lo dio todo por ellos.


Al conocer la noticia el obispo de Esmeraldas, el español Mons.
Eugenio Arellano, afirmaba que

“el hermano Pedro murió como vivió” entregado a Dios y a los niños.
1. Chiclana de la Fronter

Pedro Manuel Salado nace el 1 de enero de 1968 en el seno de una familia cristiana de Chiclana de la Frontera (Cádiz); es el tercero de 6 hermanos. En esta familia numerosa aprende el valor de la fraternidad y de la sencillez. Es un joven emprendedor y, a la vez, tímido; apasionado de la electrónica.

Coro de la parroquia San Juan Bautista

Además de la vida de familia, y del estudio, Pedro dedicaba su tiempo libre a la guitarra; ya desde pequeño se fue aficionando a ella y después comenzó a compartir con otros ese arte. Así lo constata Miguel Ángel, un hermano de la Salle que coincidió con Pedro Manuel entorno al año 1985:

“Pedro Manuel y yo participábamos del coro que funcionaba en el Colegio cuando yo rondaba los 15 años. Este coro se dedicaba a animar las misas de la mañana del domingo en la Iglesia Mayor. Allí, tuve la posibilidad de conocer a chicos que vibraban con el mundo de la música, algo que a mí me inquietaba y me gustaba, entre estas personas estaba Pedro. Era fácil conectar con él, sonreía, y hablaba con sencillez. Lo que más recuerdo es su mirada, una foto que tengo en la retina, donde solo se muestra alguien tranquilo, relajado, sin prejuicios, sin aditivos añadidos, transparente. Me llama la atención que el encuentro con Pedro me marcara tanto, de tal manera que cuando he tenido la oportunidad de encontrarme con alguien de vuestra institución he preguntado por él y le he mandado recuerdos.

J. Manuel, otro ciudadano chiclanero vinculado a los Hermanos de la Salle recuerda a Pedro Manuel cuando iban a tocar la guitarra en las misas que se celebraban en el Hogar; según él, así Pedro conoció el Hogar de Nazaret”.


Taizé
Varias experiencias van marcando el camino espiritual de Pedro Manuel, que oye desde su corazón una voz que cada vez le va pidiendo más. Una de esas experiencias es el viaje que hizo a Taizé. Siempre recordará Pedro ese viaje como un encuentro de oración y de silencio, en las celebraciones, en la comunidad joven.



Hogar de Nazaret

Esta comunidad católica pertenece a los nuevos movimientos eclesiales, y es fundada por María del Prado Almagro en 1978, en Córdoba (España). Está integrada por dos ramas, una de mujeres célibes y otra de hombres célibes, clérigos y laicos. Los miembros de estas dos ramas se consagran a Dios, asumiendo los consejos evangélicos de pobreza, castidad y obediencia. Viven en fraternidad una exclusiva y radical disponibilidad en la misión.
En Chiclana de la Frontera hay dos casas de Hogar de Nazaret: una es el Albergue, abierto a principios de los años 80; durante el año es la vivienda de un grupo de niños junto con varias hermanas de la comunidad. El otro lugar de Nazaret es el Campamento. Que es utilizado para albergar hermanos y niños de otros hogares de España durante el verano.
Es en este lugar, durante el verano de 1987, cuando Pedro Manuel conoce el Hogar con más profundidad, y el Hogar a Pedro. Había muchos jóvenes que se acercaban durante este periodo estival para ayudar a los hermanos con los niños. Cuando le preguntaron a Pedro por sus habilidades el respondió: “Yo sólo se tocar la guitarra”. Y con su guitarra siempre estaba rodeado de un grupito de niños que escuchaban con atención.

2. Córdoba
Noviciado
Al conocer la situación de sufrimiento y abandono en la que tantos niños y jóvenes se encuentran, Pedro responde a la llamada del Señor en el Hogar de Nazaret. En 1988 comienza el noviciado en el Hogar que había en la calle Menéndez Pelayo, en Córdoba. El que fuera su formador, el hermano Pedro Pablo Gómez, destaca de él:
“Durante los dos años de duración, fue uno de los novicios que menos ruido dio. Pudiera decirse que “pasó sin ser notado”. Se que le costó mucho asumir la separación de su familia, y de un modo especial la lejanía de su madre Pilar. Él siempre estaba muy atento y pendiente de su madre prodigándose en detalles de cariño para con ella.  Pronto superó esta circunstancia integrándola en las renuncias y sacrificios que exigía la llamada y el seguimiento de Jesús.

Jamás impuso un criterio en la comunidad. En los encuentros con el formador se mostraba satisfecho y aceptaba de buen grado las observaciones que se le indicaban. Siempre deseaba superarse.

Cuando llegaba Navidad y en el patio del Hogar se montaba el monumental Belén, Pedro Manuel se encargaba de la instalación eléctrica: era un “manitas” para los cables.
Cuando hicimos el Proyecto para Manos Unidas con vistas a la fundación de Ecuador en Quinindé, en el año 1990, él se encargó de transcribir y dar forma a todos los datos que fueron recopilando los novicios a instancias del formador, y metiéndolos en el ordenador. Se quedó varios días hasta altas horas de la noche. Realizó un gran trabajo; por entonces, ni imaginaba que años más tarde, él sería uno de los que marcharan a aquellas tierras y dejara una huella tan  profunda.

Espiritualmente, era un muchacho profundo, devoto y temeroso de Dios.”
Pedro Manuel emitió los primeros votos el 15 de agosto de 1990.

Interrupción por el Servicio Militar
Hubo de interrumpir el noviciado por un período de 9 meses, tiempo en que realizó el servicio militar entre 1989 y 1990 en Cerro Muriano (Córdoba). Sobre este hecho cuenta la hermana Pepa:

“Un día Pedro Manuel me dijo: «Pepa, a mi no me gusta pedir favores, pero no quiero coger armas, ¿Tú no conoces a nadie que me pueda ayudar para hacerme objetor de conciencia?»”.
La objeción de conciencia no fue posible hacerla pero, contra toda esperanza, fue trasladado a las oficinas del cuartel. Un compañero decía de él en Internet cuando conoció la noticia:
“Lo conocí haciendo la mili en Cerro Muriano, 1990, una gran persona” (Rafa)

Hogar de la calle Osio

Después de profesar los votos temporales es destinado al Hogar que estaba situado en el nº 10 de la calle Osio, una calle de la judería cercana a la Catedral, donde Pedro iría a escuchar Misa asiduamente.

Su labor en Córdoba puede definirse como abnegada y silenciosa. Durante 9 años acogió y educó a varios grupos de hermanos. Además, era hermano de referencia para algunos niños mayores del Hogar que ya se habían emancipado. La sencillez de Pedro Manuel hacía posible que todos se pudieran acercar a él.


Mansedumbre, paciencia, bondad y mucha humildad
Así lo definen los que lo conocieron en Córdoba. Se prodigaba en atenciones a “sus niños”; nunca levanto la mano a uno. Hubo uno que un día hizo una gran trastada. Esa quizá fue la única vez que Pedro Manuel dio un cachete a un niño, y antes de hacerlo le advirtió de lo que iba a hacer y le pidió perdón. El niño, hoy ya adulto, recuerda este hecho con gracia, pues él mismo reconoce que apenas fue una cachetada en el trasero y que le hizo cosquillas. Pero este hecho no deja de decirnos esa bondad y delicadeza que siempre tuvo con los menores que se le encomendaban.

Además, Pedro Manuel siempre ha destacado por su humildad. El obispo de Esmeraldas decía que la humildad del hermano Pedro era una humildad institucional. Una de las hermanas que más lo trató en Córdoba, la hermana Pepa, dirá de él:
“Pedro Manuel era paciente y humilde. ¡La humildad la tenía tan asumida!, y ahora lo veo más claro. Esa humildad que tenía la trasmitía también a los niños en su forma de ser; ¡como corregía al otro sin hacerlo con violencia! en eso destacó muchísimo Pedro Manuel.
En una ocasión, estando en el campamento, en Chiclana, yo le gritaba a Pedro Manuel diciéndole «¡Pedro Manuel! ¡A tu niño, Antoñito, lo tienes hecho caca hasta arriba!» aquel niño tendría siete u ocho años. Pedro Manuel llamó enfadado al niño: «¡Antoñito, ven para aquí!». Yo pensé (cuenta la hermana) que le iba a regañar, pero cuando el niño se acercaba le decía «¡Papá, papá!», y eso a él lo desarmó y le dijo suavemente: «anda y vete para la ducha».”

Trabajo de oficina y dedicado a los niños
Una vez instalado en la calle Osio, se le encomendó llevar el archivo del Hogar de Nazaret, que se encontraban en la misma casa, pues ésta fue, hasta el 2010, la Casa Madre de la Asociación. También llevó este trabajo con suma dedicación y cuidado. Pero este trabajo le absorbía, por lo que se vio conveniente pedir ayuda a don Ángel Yergo, un amigo de la comunidad que había trabajado como administrador en un banco. También don Ángel guarda buenos recuerdos de Pedro Manuel, al que trató asiduamente:
“La primera vez que yo vi a Pedro Manuel, estando él en el noviciado, me dije: «pero si este es un crío». No sé que edad tendría; pensé que sería uno de los niños de la hermana Pepa, era muy joven.

Hasta 1995 Pedro Manuel se encargaba de llevar la parte de la administración de toda la Asociación, además de los niños que tenía encomendados y de la casa; fue Pepa quien me pidió si le podía echar una mano. Para él era mucho trabajo.
A partir de 1995, aproximadamente, colaboraré más directamente con el Hogar, yendo a trabajar y arreglar papeles en el Hogar de Pedro Manuel, en la calle Osio. Iba una vez por semana.

Fue entonces cuando Pedro Manuel, la verdad, se quedó más tranquilo, se dedicaba a los niños. Todas las mañanas yo iba muy temprano, y si él no había vuelto de llevar a los niños me tocaba esperarlo en la puerta, hasta que un día me dijo, «tú te quedas con las llaves y entras». Así lo hice; Pedro Manuel se dedicaba más a las cosas propias del Hogar, en particular a los niños: Era una alegría porque los niños estaban siempre muy contentos.
Además era muy ordenado con el archivo, que no dejó de cuidar. Pedro Manuel tenia un sitio determinado para cada cosa, recuerdo que había veces que le tenía que llamar por teléfono, a Ecuador, para encontrar algún papel, y me decía exactamente donde estaba («en la carpeta tal, en tal sitio»)”.

3. Quinindé (Ecuador)
En 1999 Pedro Manuel es destinado a Ecuador, al Hogar que la Institución tiene en la ciudad de Quinindé, para reforzar el trabajo que estaban realizando allí los hermanos. Así lo cuenta la hermana Juani, directora de Hogar de Nazaret en Ecuador:

“Pedro llegó a Ecuador a finales de marzo del año 1999. Yo no lo conocía bien, sólo tenía referencias de él. Recuerdo, a su llegada, la alegría que traía y los grandes deseos de servir.
Al llegar a Quinindé encontró a un gran número de niños y mucha actividad fuera del Hogar: Escuela, catequesis, formación de catequistas y profesores,… A pesar de ser muy hogareño, intentó integrarse, pues sabía que iba a este lugar para apoyar y ayudar a los hermanos; puso todo de su parte. Pero esta actividad hacia afuera no impidió que él reaccionara y dedicara el tiempo necesario a cada cosa: tenía bien claro que la vida interior se alimentaba principalmente de la meditación y la oración. Esto me lo fue comentando en Quito, cunado tuvo que estar dos semanas de rehabilitación, pues se torció un tobillo. En ese tiempo pude conocerlo mejor; vi que tenía deseo de que se le ayudara, y puedo decir que se dejó guiar.”

Rodeado de sus niños
No había pasado mucho tiempo y todos los niños y niñas se le fueron acercando, era un imán; siempre tenía tiempo para jugar con ellos y contarle su repertorio de historietas. Los niños no tardaron en llamarle “papi Pedro”, pues realmente encontraban en él la ayuda que necesitaban: si había que arreglar algún juguete u otra cosa, acudían a «papi Pedro», si necesitaban ayuda para alguna explicación del colegio, sobre todo de matemáticas, acudían a «papi Pedro»; si necesitaban información de Internet, o hacer algún trabajo en ordenador, allí estaba el paciente «papi Pedro» para echar una mano. “Ya pudiera estar ocupadísimo que nunca decía «no, no puedo»; esta virtud se les ha quedado a los niños muy grabada”, nos recuerda la hermana Juani.

Son muchos los testimonios que han llegado de sus niños; presentemos algunos:
“El papi Pedro nos enseñó a valorar a todas las personas tal como son. Siempre hacíamos teatros con él; era tan divertido y alegre. Nunca dejaba de tener su guitarra, la llevaba a la Misa y en el Rosario; él así demostraba su felicidad con todos los jóvenes. Generoso, inteligente y muy humilde, ese era para mi Papi Pedro.

Nos ayudaba en los deberes, especialmente en inglés. Me encantaba cuando le pedíamos algo, él enseguida lo iba a hacer, tan detallista; siempre estuvo para nosotros.
Él me enseñó a luchar por todo lo que deseaba en la vida, que tenemos que estudiar para salir adelante y eso me gustaba de él: le encantaba estudiar, en cada viaje que hacíamos él no olvidaba sus libros, y yo voy a seguir su ejemplo, esforzándome en mis estudios y demostrándole que yo sí puedo” (Alexandra, 16 años).

“Mis hermanos, Francisco y Toño, y yo, nos quedamos con papi Pedro en Quinindé cuando los otros muchachos se fueron al Hogar de Quito. Todo el tiempo que el papi pasó con nosotros supo brindarnos su amor de padre. Cuando él se iba a España siempre nos daba miedo pensar que no regresaría, cuando regresaba era una gran alegría para todos tener al papi Pedro de vuelta” (Ramón Tenorio, 19 años).

La escuela Santa María de Nazaret
En el año 2001 asume la dirección de la escuela Santa María de Nazaret; una opción difícil, pues había algunos padres de familia muy conflictivos y otros profesores que también estaban dando problemas. Dice la hermana Juani:

“Cuando se le propuso dirigir la escuela no hubo por su parte ninguna negativa a pesar de ser consciente de cómo estaba la situación. Todo lo aceptó como voluntad de Dios”.
Acto seguido el obispo de Esmeraldas, Mons. Eugenio Arellano, lo nombró delegado suyo por ser la escuela de carácter fiscomisional (lo que en España conocemos como colegios concertados).

Pronto los profesores y padres de alumnos descubrieron que el hermano Pedro Manuel no tenía las cualidades de los hermanos anteriores: abiertos, emprendedores... Y comenzaron a hacer comparaciones. Esto para él fue también difícil, pues tuvo que sufrir muchas indiferencias y comentarios como estos: «No sabe ni hablar en público», «no se presenta a todos los eventos», «es muy blando, muy tímido».

Pero poco a poco todo fue cambiando, la gente fue descubriendo quien era el hermano Pedro  Manuel y Quién lo sostenía. Así lo afirma Mercedes Cano, directora y profesora de la Escuela, que comparte este precioso testimonio:
“No habrá una persona en este Quinindé y en la institución nazarena que no haya respetado y amado al Hermano Pedro, porque él, con su ejemplo de vida, nos condujo a la sencillez, a la bondad, a la solidaridad.

El Hermano Pedro es un testimonio de cómo vivir plenamente: amaba lo que hacía, disfrutaba de su trabajo, quería mucho a los niños, y digo que hasta los consentía demasiado; consideró mucho a los maestros de la institución y nos ayudó a superarnos pues él decía que debíamos ser perfectos porque Dios es perfecto. En un retiro espiritual que nos dio yo no entendía esto, incluso refuté lo que mencionaba diciéndole: «¡Cómo voy a ser perfecta si sólo Dios es perfecto!»; a lo que el hermano me respondió: «¿Acaso tú no eres hija de Dios?». Le dije «Si», «entonces (me dijo) ¿Cómo crees tú que quiere Dios a sus hijos? Los quiere perfectos y felices, por lo tanto trata de vivir tu vida lo más perfecta posible a pesar de las tentaciones».

Era muy humilde en su manera de vivir, y accesible, pero imponía con delicadeza su autoridad y ya sabíamos que una orden era una orden y debía cumplirse.
Nos enseñó que el amor todo lo puede y que la rutina destruye todo, por lo tanto teníamos que renovarnos, preparándonos en todo sentido; por ello nos dio la oportunidad de estudiar, sacar un título; la mayoría de los que estuvimos en esa época sacamos un titulo profesional. Él fue como nuestro padre, nos decía: «El maestro nazareno debe tener predisposición al cambio y esa es nuestra fortaleza». También sembró en nosotros el deseo de preocuparnos por nuestra economía y tener cada uno nuestra casita propia, y así no vivir pagando el alquiler, es decir, nos impulsaba a mejorar. Nos alentó a la superación, al servicio y a la paciencia, él tenía tanta paciencia”.

Confianza en la Virgen y cuidadoso con lo sagrado.
 Como decíamos hace un momento, fueron años duros, pues a él le toca la labor de fortalecer y proyectar una escuela con sólo 8 años de existencia y con más de 500 alumnos, muchos de ellos procedentes de familias muy pobres. En este tiempo el “hermano Pedro” (así lo conocían en Ecuador), con su abnegada labor, no sólo logró mantener la Escuela, sino que realizó la ampliación hasta Bachiller. Para esta ardua labor tuvo dos secretos: el primero de ellos es la obediencia, lo consultaba todo a sus superiores. El segundo era su confianza en la Virgen María; en los años más difíciles de la escuela él, cuando iba a Quito, al Hogar del hermano Manuel, le decía: “Si la escuela se mantiene en pie es por la acción de la Virgen; eso parece claro”.

 Otro signo del amor y confianza en la Virgen María era el escapulario de la Virgen del Carmen que llevaba consigo; esto procuraba que nadie lo supiese. También el hermano Manuel da testimonio de ello.

El hermano Pedro era, además, cuidadoso y atento con lo Sagrado. En una ocasión el hermano Manuel organizó a un grupo de jóvenes de Quito para ayudar a Pedro y arreglar voluntariamente algunos desperfectos de la escuela: columpios, ordenadores, pintar una pared de un patio; cuando ya los tenía organizados al grupo de los diez jóvenes el hermano Pedro Manuel le pidió tres de ellos para arreglar una buena capilla para el Sagrario, pues en ese tiempo el Sagrario estaba en el despacho del padre Cristóbal, también en la escuela. El hermano Pedro sacrificó una de las mejores aulas para montar ahí una linda y digna capilla.
La directora, Mercedes Cano apunta a este respecto:

“El Hermano Pedro amaba mucho su misión, tenía una fe muy grande en María. Le gustaba leer mucho y estudiar, no era ostentoso y nos exigía preparar las procesiones, las misas, la noche cultural con gran esmero, especialmente las representaciones del nacimiento de Jesús; nos daba los videos, los libros, nos ayudaba en el guión para que las representaciones salieran como él decía, perfectas”.


Este es el hermano Pedro Manuel
Sin embargo, el hermano Pedro huía de cargos; por ello, en el año 2008 pidió el relevo en la dirección de la Escuela, petición que le fue concedida sin dejar por ello la docencia. Su vida eran los niños, pero sobre todo los que estaban acogidos en el Hogar. No escatimaba en tiempo y en esfuerzo para dedicarse a ellos: estudio, juegos, excursiones, teatros familiares, catequesis…

Además de su entrega a los niños, el hermano destacaba por su sencillez. De él se ha dicho que “pasó por la vida sin hacer ruido”. Unida a esta sencillez destacan también su pobreza evangélica (espiritual y material); su alegría y su bondad: “para servir era el primero” (Nos dice Mª del Prado, Directora General del Hogar de Nazaret.

Además de sencillo, era, realmente, pobre consigo mismo. En una de sus visitas a España, en el año 2003, se vino con el único calzado de unos zapatos para todo. Cuando le entregaron unas zapatillas para jugar fútbol y se le preguntó si le quedaban bien él respondió: “Sí, tengo pie de pobre”. El novicio que escuchó esa expresión se pensaba que tener “pie de pobre” era una anomalía en los pies, como puede ser tener los “pies planos”. Con el tiempo comprendió que más que una anomalía, era una virtud: todo lo aceptaba como venido de la mano de Dios, y, por lo mismo, no lo exigía.

Otra de las virtudes por las que se caracterizaba Pedro Manuel era por su sentido profundo de la fraternidad. Lo primero para él eran sus hermanos de comunidad; dejaba todo por acudir a atender a algún hermano que pasara por una situación difícil; “era todo para todos”. También el hermano Manuel nos refiere alguna anécdota al respecto:

“Cuando tuve alguna dificultad en Quito, sabiendo Pedro Manuel que podía sentirme solo, no dudaba en dejar aparcado todo lo que tenía entre manos en la misión para venir a acompañarnos a mí y a los niños. Dejaba clases, catequesis, reuniones, y, si era necesario, a sus propios niños con familias conocida para estar con la comunidad.

 Así lo hizo, por ejemplo, cuando me comunicaron que en breve tenía que retornar a España para entrar en el seminario de Córdoba. Cuando se lo dije a Pedro por teléfono me dio que no podía venir a acompañarme pues en septiembre el trabajo se le acumulaba en la Escuela; pero, no sé como, en menos de cinco horas ya estaba en Quito para pasar esos últimos días conmigo. Siempre procuró estar muy cerca de la comunidad”.

Otro amigo del hermano Pedro, el padre Cristóbal, que ejerció su ministerio en la escuela Santa María de Nazaret durante el tiempo que Pedro Manuel fue director nos cuenta de él:
“El hermano Pedro era humilde, sencillo, caritativo, de espiritualidad profunda; alegre. A tiempo completo trabajaba atendiendo a los niños a él confiados. Sonreía con alegría; jamás lo vi molesto ni le oí regañar a nadie. Fue un hombre en quien se podía confiar: cuando yo tenía alguna necesidad por motivo de mi misión, él dejaba su trabajo para ayudarme; varias veces me echó una mano concluyendo mis trabajos de la universidad y me los enviaba a Quito”.

Sí, este es el hermano Pedro Manuel. Un hijo de Dios, que procuró responder con fidelidad a su vocación, un hermano muy cercano para sus hermanos y hermanas, un padre para los niños, un compañero para los profesores de la Escuela, un maestro atento para los alumnos, un buen amigo para todos los que lo conocieron.

El Señor en todos esos años, los de Cádiz, con su familia; los de Córdoba, en el noviciado y en su hogar de la calle Osio; y los años en Ecuador, lo fue preparando y él le fue respondiendo muy generosamente, hasta que nuestro mismo Padre Dios vio que el fruto ya estaba maduro…

“Si el grano de trigo muere…” Jn 12,24
El  5 de febrero de 2012, domingo, la comunidad misionera se había ido con los niños y niñas que tienen acogidos a una playa cercana a la misión.

Ese día habían ido todos juntos a la parroquia de Atacames, a la Misa  dominical. Después de la Eucaristía la hermana Rosi, con otra niña mayor, se quedó en una casita que les habían prestado para la ocasión, haciendo la comida. El hermano Pedro y la hermana Juani acompañaron a todos los niños para que se bañaran en las aguas del océano Pacífico, en las playas del mismo Atacames. Esa mañana habían avisado por radio que esa zona del Pacífico era insegura pues se preveían pequeños terremotos. Pero, lamentablemente, la noticia no llegó a esta zona de la costa, los mismos guardacostas desconocían esta advertencia y no pusieron la bandera amarilla que sí ondeaba en otras playas de Esmeraldas.

Estando los niños jugando en el agua tranquila cerca de la orilla, de pronto un remolino se llevó a siete de ellos hacia dentro. El hermano Pedro, a pesar del respeto que solía tener al mar, no dudó en lanzarse al agua  diciendo “tengo que salvar a mis niños” y los fue sacando uno por uno.

Fue una lucha despiadada, ya que el mar se había embravecido e iba metiendo a los niños hacia dentro. Una mujer se aventuró a intentar ayudar a una de las niñas, Ashly, pero al comprobar la fuerza que tenía el mar se salió del agua dejando a la niña decepcionada. El hermano Pedro sí los fue alcanzando uno a uno. Los mismos niños mostraron ese día lo mucho que se querían entre ellos. Cuando Pedro logró sacar a Zairo, se dio cuenta que este niño se había vuelto al mar para intentar ayudar a Ashly, y se lo tuvo que impedir.

Los dos últimos niños fueron Selena y Alberto. Estaban ya muy lejos, dice la hermana Juani, “apenas se distinguían sus cabecitas desde la orilla”. Selena nos cuenta la lucha despiadada del hermano Pedro para ayudarlos:

“Aunque yo no sabía nadar muy bien, estaba tranquila, pues sabía que mi papi nos iba a salvar. Pero cuando llegó hasta nosotros vimos que estaba muy cansado. Nosotros le animábamos. Cuando ya nos tenía cogidos una ola nos volvió a separar, y el papi volvió a acercarse para ayudarnos, pero también nosotros le teníamos que ayudar a él.”

Un hombre que tenía una tabla de surf se la intentó acercar al hermano Pedro. Lo último que pudo hacer por sus niños fue impulsarlos y montarlos en la tabla. El surfista los sacó a la orilla, y volvió a por el hermano, que ya tenía los pulmones encharcados.

Consiguieron acercarlo a la orilla, todavía con pulso, pero allí, rodeado de sus niños, fallecía exhausto. Ellos le pedían a Dios que no se llevase a su papi, pero Él ya le tenía preparado un lugar en el Cielo, seguramente muy cerca de la Virgen María, la Madre a quién tanto amó y a  quien acudiría para conseguir salvar a sus niños.

Al conocer la noticia, el obispo de Esmeraldas, Mons. Eugenio Arellano, afirmaba que “el hermano Pedro murió como vivió” entregado a Dios y a los niños.

En un domingo en el que en muchas diócesis se celebraba la jornada de la Vida Consagrada, nuestro hermano nos recordó hasta dónde puede llegar el amor a Dios y al prójimo. El lema de la Familia Hogar de Nazaret es: “Si el grano de trigo cae en tierra y muere, da mucho fruto” (Jn 12,24). Así lo ha vivido Pedro Manuel.
Estatua a un héroe, Pedro Manuel Salado de Alba
Los niños lo despiden
Chabela (13 años)
“Gracias por ser el mejor Papi. Contigo aprendí lo bella que es la vida y a valorar lo importante que es tener amigos. Te quiere mucho tu hija: Isabel Andrade”.

Siria (11 años)
“Cuando yo decía «no puedo», él me decía «no pierdas las esperanzas, Siria, no las pierdas».

Papi Pedro era cariñoso con sus niños y con nosotras, siempre estaba ahí para ayudarnos y por eso nunca lo voy a decepcionar. Yo sé, Mami Prado, que todos estamos con pena, pero deberíamos tener más pena de nosotros mismos.

Al enterarme que mi Papi Pedro tenía 20 minutos de vida sentí que el mundo se me venía encima. Yahaira me decía «Siria no llores, Papi Pedro está en el cielo y no quiere que llores y además vamos a comprar a otro Papi Pedro». Las palabras de Yaha me ayudaron, pero al mismo tiempo me ponía triste porque yo sabía que no compraríamos a otro Papi Pedro.
Pero ya no estoy triste bueno, no tanto como antes, porque cuando duermo lo veo y saltamos, jugamos, cantamos, tocamos en un hermoso jardín y cuando terminamos siento que se alegra de mí y yo le digo «chao» o «nos vemos», y él me dice «Sí, nos vemos en la otra vida, Siria, donde gozaremos de la alegría».

Cuando el hermano Pedro Manuel estaba en la orilla, exhausto y con los pulmones encharcados, fue Siria, sin nadie decirle nada, la que movilizó a todos los niños y niñas, y los movió a rezar, todos de rodillas, en la orilla, pidiéndole a Dios que no se llevara a su “papi Pedro”.

Tania Maribel (13 años)

“Hola Mami Prado, soy Tania Maribel, no puedo expresar con letras lo que a sido para mi papi Pedro. Desde chica yo he vivido siempre con sus enseñanzas y sus ejemplos, lo he visto como el padre desprendido y pendiente de todos nosotros.

Era alegre y le gustaba la música, su ilusión era hacer un coro con nosotras. Este año cantamos en las comuniones y confirmaciones, era divertido, él era la voz principal y guitarra. Y ahora ¿cómo cantaremos? Sin él ya no es lo mismo. También era mi profesor de religión, la paciencia era su don, nos enseñó muchas cosas de Dios en nuestro grado. Nuestro lema era “Amar a nuestros enemigos”.

Su partida nos duele, pero estamos alegres de que esté donde quería estar, Junto a Dios. Nosotros siempre te llevaremos en nuestro corazón. No nos preocuparemos porque muy pronto estaremos juntos otra vez.”

Angélica (22 años)

“Papi Pedro me enseñó, que hay que entregar amor a los demás, aunque nos desagraden algunas personas, él decía: «nunca dejes de sonreír a sus enemigos, verás los resultados después, que todo se puede con paciencia y amor». Cuando a veces me escuchaba hablar desanimada me decía, «sonríe, Angélica, que la vida hay que vivirla con alegría, con la ayuda de Dios todo se puede».

Cuando tuve un problema en mi hogar el papi estuvo como un padre ayudándonos en mi problema, con la mami Juani, esa noche; me sentí tan alegre por dentro viendo que la mami y el papi Pedro estaban con nosotros, apoyándonos y aconsejándonos. Y al siguiente día, como buen padre, me preguntó: «¿Cómo estás, Angélica?»; le dije «bien, papi, gracias por su consejo». Me sonrió y me dijo «de nada, aquí estoy par ayudarte».

Papi Pedro a pesar que era un padre para mi, también cumplió con su papel de padrino. Un día en la tarde fui a la casa y me nació decirle: «¡Buenas tardes, padrino!». El sonrió y me dijo: «Recién me lo vienes a decir», y yo le dije: «es que usted es mi papi Pedro». Mi papi Pedro sabía que tenía 2 papeles conmigo: era mi papi y padrino.

La última vez que hable con él fue cuando se fue a la playa; le dije: «Cuídese, papi, maneje con cuidado, que quiero que regresen pronto»; y él me dijo: «no te preocupes, ahijada, que vamos a regresar muy pronto».

Lorena Andrade (12 años)
“A papi Pedro no le hubiera gustado que haya tristeza ni llantos en esta casa, le hubiera gustado que estemos contentos. Sabemos que ya no le volveremos a ver, ni que estará con nosotros personalmente, pero está en nuestro “corazón”. A él le hubiera gustado que estemos muy felices, porque ahora él está con Dios gozando del Paraíso.

Gracias papito. Eres nuestro héroe y también nuestro ángel de la guarda que va a estar siempre con nosotros” (Lorena).
=

Fuente: Me fue enviado desde el
HOGAR DE NAZARET

Dirección:  C/ Poeta García Lorca, nº 2A, 1º
14500 Puente Genil (Córdoba) Telf: 957604648
Email: hnpuentegenil@yahoo.es
Web: www.hogardenazaret.org

Estampita y Oración de Pedro Manuel Salado de Alba




Estampita y Oración de

miércoles, 26 de julio de 2017

Fray Fernando de Jesús Larrea y Dávalos, Misionero Franciscano

Fray Fernando de Jesús Larrea y Dávalos, Misionero Franciscano
1700 - Noviembre 3, 1773

(Quito, 1700 - Santiago de Cali, 3 de noviembre de 1773) fue un padre y misionero franciscano. En la actualidad es recordado como el autor original de la novena de aguinaldos que se reza en Colombia, Ecuador y Venezuela en los días previos a la Navidad.

Fernando de Jesús fue hijo de Juan Dionisio de Larrea Zurbano Marique de Lara y Camberas y María Tomasa Dávalos y Larraspuru.
Su padre fue caballero de la Orden de Calatrava y oidor de las Reales Audiencias de Santafé y de Quito.

Familia y ordenación
A los 16 años Fernando de Jesús ingresó al convento de la Recolección de San Diego de Quito, de la Orden Franciscana. En 1725 fue ordenado sacerdote de la misma orden.

Actividad misionera
En 1732, para las fiestas de la Virgen del Quinche en Quito, Larrea inició su carrera como predicador de misiones populares. Su carrera misionera se desarrolló principalmente entre 1742 y 1770 en el Valle del Cauca, Cundinamarca, Boyacá, Santander y Tolima.

En 1739 llega a Popayán a evitalizar el convento de misiones que transformare en el Colegio de Propaganda Fide.

En 1757 funda el Colegio de Misiones de San Joaquín de Cali, hoy conocido como el Convento de San Francisco. Allí murió en 1773 y en este convento reposan sus restos.
=
Misionero franciscano, autor místico y lingüista ecuatoriano (Quito, 1700 - Cali, noviembre 3 de 1773). Estrechamente vinculado a Colombia, donde fundó dos colegios de misiones, uno en Popayán y el otro en Cali, la memoria de fray Fernando de Jesús Larrea sobrevive al tiempo a través de la célebre Novena de Aguinaldos, de la cual es autor, y que se repite en las navidades colombianas.

Hijo del licenciado Juan Dionisio de Larrea Zurbano, caballero de la Orden de Calatravá y oidor de las Reales Audiencias de Santafé de Bogotá y de Quito, y de doña Tomasa Dávalos, quiteña, fray Fernando de Jesús vistió el hábito franciscano en el convento de la Recolección de San Diego de Quito, a los 16 años.

Ordenado sacerdote en 1725, fue dedicado a la enseñanza de la filosofía y de la teología. Su carrera de predicador de misiones populares la inauguró en 1732, con ocasión de las fiestas de Quito en honor de la Virgen del Quinche.
Llegó a Popayán en 1739 para revitalizar el convento de misiones que allí había, dedicándose con tal empeño, que vino a transformarlo en el famoso Colegio de Propaganda Fide de la ciudad, que lo considera como su auténtico fundador.

En 1742 se dedicó a predicar en misiones populares en el Valle del Cauca, Cundinamarca, Boyacá, Santander y Tolima; pero su obra más importante fue la fundación del Colegio de Misiones de San Joaquín de Cali, en 1757, el cual aún pervive como convento de San Francisco, con las dos iglesias a él anexas y su torre mudéjar.

Además de incansable predicador por todos los rincones de Colombia, fray Fernando de Jesús tuvo el carisma de la dirección espiritual, contándose entre sus dirigidas la célebre doña Clemencia Caicedo, fundadora del monasterio y colegio de La Enseñanza en Bogotá, en 1766.

La prodigiosa actividad misionera de fray Fernando se prolongó casi hasta el año de 1770; su muerte se produjo en el convento de San Joaquín de Cali, en 1773, y allí reposan sus venerables restos. Su Novena de Aguinaldos, que aún se recita en Colombia con las numerosas variaciones que se le han hecho a lo largo de dos siglos, fue reimpresa en su edición original en diciembre de 1987, por el Instituto Caro y Cuervo.

Manuel Jiménez de la Espada se inclina a creer que el padre Larrea también es autor del Vocabulario de la lengua general de los indios del Putumayo y Caquetá. Los Viajes misioneros del P. Larrea, publicado en 1948 por el historiador caleño Alfonso Zawadski, constituyen una narración autobiográfica de las andanzas misioneras de su autor.
=
Bibliografía
Mantilla, Luis Carlos. Cali y su convento de San Francisco. Bogotá, 1985.
NOVENA PARA EL AGUINALDO
por Fernando de Jesús Larrea

Novena de Navidad, por Fernando de Jesús Larrea

Novena de Navidad
por Fernando de Jesús Larrea

NOVENA PARA EL AGUINALDO

ORACIÓN PARA TODOS LOS DÍAS
Benignísimo Dios de infinita caridad, que tanto amasteis a los hombres, que les dísteis en vuestro hijo la prenda de vuestro amor, para que hecho hombre en las entrañas de una Virgen naciese en un pesebre para nuestra salud y remedio; yo, en nombre de todos los mortales, os doy infinitas gracias por tan soberano beneficio. En retorno de él os ofrezco la pobreza, humildad y demás virtudes de vuestro hijo humanado, suplicándoos por sus divinos méritos, por las incomodidades en que nació y por las tiernas lágrimas que derramó en el pesebre, que dispongáis nuestros corazones con humildad profunda, con amor encendido, con tal desprecio de todo lo terreno, para que Jesús recién nacido tenga en ellos su cuna y more eternamente. Amén. (Se reza tres veces Gloria al Padre)

ORACIÓN A LA SANTÍSIMA VÍRGEN
Soberana María que por vuestras grandes virtudes y especialmente por vuestra humildad, merecisteis que todo un Dios os escogiese por madre suya, os suplico que vos misma preparéis y dispongáis mi alma y la de todos los que en este tiempo hiciesen esta novena, para el nacimiento espiritual de vuestro adorado hijo. ¡Oh dulcísima madre!, comunicadme algo del profundo recogimiento y divina ternura con que lo aguardasteis vos, para que nos hagáis menos indignos de verle, amarle y adorarle por toda la eternidad. Amén. (Se reza tres veces el Avemaría)

ORACIÓN A SAN JOSÉ
¡Oh santísimo José, esposo de María y padre adoptivo de Jesús! Infinitas gracias doy a Dios porque os escogió para tan soberanos misterios y os adornó con todos los dones proporcionados a tan excelente grandeza. Os ruego, por el amor que tuvisteis al Divino Niño, me abracéis en fervoroso deseos de verle y recibirle sacramentalmente, mientras en su divina esencia le veo y le gozo en el cielo. Amén. (Se reza un Padrenuestro, un Avemaría y un Gloria)


ORACIÓN NIÑO JESÚS
Acordaos, ¡oh dulcísimo Niño Jesús!, que dijisteis a la venerable Margarita del santísimo Sacramento, y en persona suya a todos vuestros devotos, estas palabras tan consoladoras para nuestra pobre humanidad agobiada y doliente: "Todo lo que quieras pedir, pídelo por los méritos de mi infancia y nada te será negado". Llenos de confianza en vos, ¡oh Jesús!, que sois la misma verdad, venimos a exponeros toda nuestra miseria. Ayúdanos a llevar una vida santa, para conseguir una eternidad bienaventurada. Concédenos por los méritos infinitos de vuestra infancia, la gracia de la cual necesitamos tanto. Nos entregamos a vos, ¡oh Niño omnipotente!, seguros de que no que dará frustrada nuestra esperanza, y de que en virtud de vuestra divina promesa, acogeréis y despacharéis favorablemente nuestra súplica. Amén.
CONSIDERACIÓN DÍA 1
En el principio de los tiempos el Verbo reposaba en el seno de su Padre en lo más alto de los cielos; allí era la causa, a la par que el modelo de toda la creación. En esas profundidades de una incalculable eternidad permanecía el Niño de Belén antes de que se dignara bajar a la Tierra y tomara visiblemente posesión de la gruta de Belén. Allí es donde debemos buscar sus principios que jamás han comenzando; de allí debemos datar la genealogía de lo eterno, que no tiene antepasados y contemplar la vida de complacencia infinita que allí llevaba.

La vida del Verbo eterno en el seno de su Padre era una vida maravillosa y sin embargo, ¡misterio sublime!, busca otra morada, una mansión creada. No era porque en su mansión eterna faltase algo a su infinita felicidad, sino porque su misericordia infinita anhelaba la redención y la salvación del género humano, que sin Él no podría verificarse. El pecado de Adán había ofendido a Dios y esa ofensa infinita no podía ser condonada sino por los méritos del mismo Dios. La raza de Adán había desobedecido y merecido un castigo eterno; era pues necesario para salvarla y satisfacer su culpa, que Dios, sin dejar el cielo, tomase la forma del hombre sobre la Tierra y con la obediencia a los designios de su Padre expiase aquella desobediencia, ingratitud y rebeldía. Era necesario, en las miras de su amor, que tomase la forma, las debilidades e ignorancias sistemáticas del hombre; que creciese para darle crecimiento espiritual; que sufriese, para enseñarle a morir a sus pasiones y a su orgullo. Y por eso el Verbo eterno, ardiendo en deseos de salvar al hombre, resolvió hacerse hombre también y así redimir al culpable.

CONSIDERACIÓN DÍA 2
El verbo eterno se halla a punto de tomar su naturaleza creada en la santa casa de Nazaret, en donde moraban María y José. Cuando la sombra del decreto divino vino a deslizarse sobre ella, María estaba sola y engolfada en la oración. Pasaba las silenciosas horas de la noche en la unión más estrecha con Dios; y mientras oraba, el Verbo tomó posesión de su morada creada. Sin embargo, no llegó inopinadamente: antes de presentarse envió a un mensajero, que fue Arcángel San Gabriel para pedir a María de parte de Dios su consentimiento para la encarnación. El creador no quiso efectuar ese gran misterio sin la aquiescencia de su criatura.

Aquel momento fue muy solemne: era potestativo en María rehusar... Con qué adorables delicias, con qué inefable complacencia aguardaría la Santísima Trinidad a que María abriese los labios y pronunciase el "sí" que debió ser suave melodía para sus oídos, y con el cual se conformaba su profunda humildad a la omnipotente voluntad divina. La Virgen Inmaculada ha dado su asentimiento. El arcángel ha desaparecidos. Dios se ha revestido de una naturaleza creada; la voluntad eterna está cumplida y la creación completa. En las regiones del mundo angélico estalla el júbilo inmenso, pero la Virgen María ni le oía ni le hubiese prestado atención a él. Tenía inclinada la cabeza y su alma estaba sumida en el silencio que se asemejaba al de Dios. El Verbo se había hecho carne, y aunque todavía invisible para el mundo, habitaba ya entre los hombres que su inmenso amor había venido a rescatar. No era ya sólo el Verbo eterno; era el Niño Jesús revestido de la apariencia humana, y justificando ya el elogio que de Él han hecho todas las generaciones en llamarle el más hermoso de los hijos de los hombres.

CONSIDERACIÓN DÍA 3
Así había comenzado su vida encarnada el Niño Jesús. Consideremos el alma gloriosa y el santo cuerpo que había tomado, adorándolos profundamente. Admirado en el primer lugar en el alma de ese Divino Niño, considerarnos en ella la plenitud de su gracia santificadora; la de su ciencia beatífica, por lo cual desde el primer momento de su vida vio la divina esencia más claramente que todo los ángeles y leyó lo pasado y lo por venir con todos sus arcanos conocimientos. No supo por adquisición nada que no supiese por infusión desde el primer momento de su ser; pero Él adoptó todas las enfermedades de nuestra naturaleza a que dignamente podía someterse, aun cuando no fuese necesario para la grande obra que debía cumplir. Pidámosle que sus divinas facultades suplan la debilidad de las nuestras y les den nueva energía; que su memoria nos enseñe a recordar sus beneficios, su entendimiento a pensar en Él, su voluntad a no hacer sino lo que Él quiere y en servicio suyo.

Del alma del Niño Jesús pasemos ahora a su cuerpo, que era un mundo de maravillas, una obra maestra de la mano de Dios. No era, como el nuestro, una traba para el alma; era, por el contrario, un nuevo elemento de santidad. Quiso que fuese pequeño y débil como el de los niños, y sujeto a todas las incomodidades de la infancia, para asemejarse más a nosotros y participar de nuestras humillaciones. El Espíritu Santo formó ese cuerpecillo divino con tal delicadeza y tal capacidad de sentir, que pudiese sufrir el exceso para cumplir la grande obre de nuestra redención. La belleza de ese cuerpo divino fue superior a cuanto divino fue superior a cuanto se ha imaginado jamás; la divina sangre que por sus venas empezó a circular desde el momento de la encarnación es la que lava todas las manchas del mundo culpable. Pidámosle que lave las nuestra en el sacramento de la penitencia, para que el día de su Navidad nos encuentre purificados, perdonados y dispuestos a recibirle con amor y provecho espiritual.

CONSIDERACIÓN DÍA 4
Desde el seno de su madre comenzó el Niño Jesús a poner en práctica su entera sumisión a Dios, que continuó sin la menor interrupción durante toda su vida. Adoraba a su Eterno Padre, le amaba, se sometía a su voluntad, aceptaba con resignación el estado en que se hallaba conociendo toda su debilidad, toda su humillación, todas sus incomodidades. ¿Quién de nosotros quisiera retroceder a un estado semejante con el pleno goce de la razón y de la reflexión?, ¿quién pudiera sostener a sabiendas un martirio tan prolongado, tan penoso de todas maneras?. Por ahí entró el Divino Niño en su dolorosa y humilde carrera; así empezó a anonadarse delante de su Padre, a enseñarnos lo que Dios merece por parte de su criatura, a expiar nuestro orgullo, origen de todos nuestros pecados, y hacemos sentir toda la criminalidad y desórdenes del orgullo.

Deseamos hacer una verdadera oración; empecemos por formarnos de ella una exacta idea contemplando al Niño en el seno de su madre, El Divino Niño ora y ora del modo más excelente. No habla, no medita ni se deshace en tiernos afectos. Su mismo estado, aceptado con la intención de honrar a Dios, es su oración y ese estado expresa altamente todo lo que Dios merece y de qué modo quiere ser adorado por nosotros.

Unámonos a las oraciones del Niño Dios en el seno de María; unámonos al profundo abatimiento y sea este el primer afecto de nuestro sacrificio a Dios. Démonos a Dios, no para ser algo como lo pretende continuamente nuestra vanidad, sino para ser nada, para quedar eternamente consumidos y anonadados, para renunciar a la estimulación de nosotros mismos, a todo cuidado de nuestra grandeza aunque sea espiritual, a todo movimiento de vanagloria. Desaparezcamos a nuestros propios ojos y que Dios sólo sea todo para nosotros.

CONSIDERACIÓN DÍA 5
Ya hemos visto la vida que llevaba el Niño Jesús en el seno de su purísima Madre; veamos hoy toda la vida que llevaba también María durante el mismo espacio de tiempo. Necesidad hoy de que no tengamos en ella si queremos comprender, en cuanto es posible a nuestra limitada capacidad, los sublimes misterios de la encarnación y e l modo como hemos de corresponder a ellos.

María no cesaba de aspirar por el momento en que gozaría de esa visión beatifica terrestre; la faz de Dios encarnado. Estaba a punto de ver aquella faz humana que debía iluminar el cielo durante toda la eternidad, Iba a leer el amor filial en aquellos mismos ojos cuyos rayos deberían esparcir para siempre la felicidad en millones de elegidos. Iba a ver aquel rostro todos los días, a todas horas, cada instante, durante muchos años. Iba a verle en la ignorancia aparente de la infancia, en los encantos particulares de la juventud y en la serenidad reflexiva de la edad madura... Haría todo lo que quisiese de aquella faz divina; podría estrecharla contra la suya con toda la libertad del amor materno; cubrir de besos los labios que deberían pronunciar la sentencia a todos los hombres; contemplarla a su gusto durante su sueño o despierta, hasta que la hubiese aprendido de memoria...¡cuán ardientemente deseaba ese día!.

Tal era la expectativa de María...era inaudita en sí misma, mas no por eso dejaba de ser el tipo magnífico de toda la vida cristiana. No nos contentemos con admirar a Jesús residiendo en María, sino por esencia, potencia y presencia.
Sí, Jesús nace continuamente en nosotros y de nosotros, por las buenas obras que nos hace capaces de cumplir y por nuestra cooperación a la gracia; de manera que el alma del que se halla en gracia es un seno perpetuo de María, un Belén interior sin fin. Después de la comunión Jesús habita en nosotros, durante algunos instantes, real y sustancialmente como Dios y como hombre, porque el mismo Niño que estaba en María está también en el Santísimo Sacramento. ¿Qué es todo esto sino una participación de la vida de María durante esos maravillosos meses, y una expectativa llena de delicias como la suya.

CONSIDERACIÓN DÍA 6
Jesús había sido concebido en Nazaret, domicilio de José y María, y allí era de creerse que había de nacer, según todas las probabilidades. Mas Dios lo tenía dispuesto de otra manera y los profetas habían anunciado que el mesías nacería en Belén de Judá, ciudad de David. Para que se cumpliese esa predicción, Dios se sirvió de un medio que no parecía tener ninguna relación con este objeto, a saber la orden dada por el emperador Augusto, que todos los súbditos del imperio romano se empadronasen en el lugar de donde eran originarios. María y José, como descendientes que eran de David, no estaban dispensados de ir a Belén. Ni la situación de la Virgen Santísima ni la necesidad en que estaba José del trabajo diario que les aseguraba la subsistencia, pudo eximirles de este largo y penoso viaje, en la estación más rigurosa e incómoda del año.

No ignora Jesús en que lugar debe nacer e inspira a sus padres que se entreguen a la Providencia, y que de esta manera concurran inconscientemente a la ejecución de los designios. Almas interiores, observad este manejo del Divino Niño, porque es el más importante de la vida espiritual; aprended que quien se haya entregado a Dios ya no ha de pertenecerse a sí mismo, ni ha de querer a cada instante sino lo que Dios quiera para él; siguiéndole ciegamente aun en las cosas exteriores, tales como el cambio de lugar donde quiera que le plazca conducirle. Ocasión tendréis de observar esta dependencia y fidelidad inviolable en toda la vida de Jesucristo, y este es el punto sobre el cual se han esmerado en imitarle los santos y las almas verdaderamente interiores, renunciando absolutamente a su propia voluntad.

CONSIDERACIÓN DÍA 7
Representémonos el viaje de María y José hacia Belén, llevando consigo, aún no nacido, al Creador del universo hecho hombre. Contemplemos la humanidad y la obediencia de este Divino Niño que aunque de raza judía y habiendo amado durante siglos a su pueblo con una predilección inexplicable, obedece así a un príncipe extranjero que forma el censo de población de su provincia, como si hubiese para El en esa circunstancia algo que le halagase, y quisiese apresurarse a aprovechar la ocasión de hacerse empadronar oficial y auténticamente como súbdito en el momento en el que venía al mundo. ¿No es extraño que la humillación, que causa tan invencible repugnancia a la criatura, parezca ser la única cosa creada que tenga atractivos para el Creador? ¿No nos enseñará la humildad de Jesús a amar esa hermosa virtud?.

¡Ah...!Que llegue el momento en que aparezca el deseado de las naciones, porque todo clama por este feliz acontecimiento, El mundo, sumido en la oscuridad y el malestar buscando y no encontrando el alivio de sus males, suspira por su Libertador. El anhelo de José, la expectativa de María, son cosa que no puede expresar el lenguaje humano. El Padre Eterno se halla, si es lícito emplear esta expresión adorablemente impaciente por dar a su Hijo único al mundo, y verle ocupar su puesto entre las criaturas visibles. El Espíritu Santo arde en deseos de presentar a la luz del día esta santa humanidad tan bella que El mismo ha formado con tan especial y divino esmero, En cuando al Divino Niño, objeto de tantos anhelos, recordemos que hacia nosotros avanza lo mimo que hacia Belén, Apresuremos con nuestro deseo el momento de su llegada; purifiquemos nuestras almas para que sean su mística morada, y nuestros corazones para que sean su mansión terrenal; que nuestros actos de mortificación desprendimiento "preparen los caminos del Señor y hagan rectos sus senderos".

CONSIDERACIÓN DÍA 8
Llegan a Belén José y María, buscando hospedaje en los mesones; pero no lo encuentran ya por hallarse todo ocupado, ya porque se les desechase a causa de su pobreza. Empero, puede turbar la paz interior de los que están fijos en Dios. Si José experimentaba sorpresa cuando era rechazado de casa en casa, porque pensaba en María y en el Niño, sonreíase también con tanta tranquilidad cuando fijaba sus miradas en su casta esposa. El niño aún no nacido regocijábase de aquellas negativas que eran el preludio de sus humillaciones venideras. Cada voz áspera, el nido de cada puerta que se cerraba ante ellos, era lo que había venido a buscar. El deseo de esas humillaciones era lo que había contribuido a hacerle tomar la forma humana.

¡Oh divino niño de Belén! Estos días que tantos han pasado en fiestas y diversiones o descansando muellemente en cómodas y ricas mansiones, han sido para vuestros padres un día de fatiga y vejaciones de toda clase. ¡Ay! El espíritu de Belén es el de un mundo que ha olvidado a Dios,. ¡Cuántas veces no ha sido también el nuestro¡ ¿No cerramos continuamente con ruda ignorancia la puerta a los llamamientos de Dios, que nos solicita convertirnos, o santificarnos o conformarnos con su voluntad? ¿No hacemos mal uso de nuestras penas, desconociendo su carácter celestial con que cada uno a su modo lo lleva grabado en si? Dios viene a nosotros muchas veces en la vida, pero no conocemos su faz, o le reconocemos hasta que nos vuelve la espalda y se aleja después de nuestra negativa.
Se pone el sol de 24 de diciembre detrás de los tejados de Belén y sus últimos rayos doran las cimas de las rocas escarpadas que lo rodean. Hombres groseros codean rudamente al Señor en las calles de aquella aldea oriental, y cierran sus puertas al ver a su madre, La bóveda de los cielos aparece purpurina por encima de aquellas colinas frecuentadas por los pastores. Las estrellas va apareciendo una tras otra. Algunas horas más y aparecerá el Verbo eterno.

CONSIDERACIÓN DÍA 9
La noche ha cerrado del todo en las campíñas de Belén. Desechados por los hombres, y viéndose sin abrigo, María y José han salido de la inhospitalaria población y se han refugiado en una gruta que se encontraba al pie de la colina. Seguía a la reina de los ángeles el jumento que le había servido de humilde cabalgadura durante el viaje, y en aquélla cueva hallaron un manso buey, dejado allí probablemente por alguno de los caminantes que habían ido a buscar hospedaje en la cuidad.

El Divino Niño, desconocido por sus criaturas racionales, va a tener que acudir a loas irracionales para que calienten con su tibio aliento la atmósfera helada de esa noche de invierno, y le manifiesten con esto y con su humilde actitud el respeto y la adoración que le había negado Belén., La rojiza linterna que José tiene en la mano ilumina tenuemente ese pobrísimo recinto, ese pesebre lleno de paja que es figura profética de las maravillas del altar, y de la íntima y prodigiosa unión eucarística que Jesús ha de contraer con los hombres. María está en oración en medio de la gruta, y así van pasando silenciosamente las horas de esa noche llena de misterio.

Pero ha llegado la medianoche, y de repente vemos dentro de ese pesebre, poco antes vacío, al divino Niño esperado, vaticinado, deseado durante cuatro mil años con inefable anhelo. A sus pies se postra su Santísima Madre, en los transportes de una adoración de la cual nada puede dar idea. José también se acerca y le rinde el homenaje con que inaugura su misterioso e imponderable oficio de padre adoptivo del Redentor de los hombres. La multitud de ángeles que desciende de los cielos a contemplar esa maravilla sin par , dejan estallar su alegría y hacen vibrar en los aires las armonías de ese Gloria in Excelsis que es el eco de la adoración que se produce en torno del Altísimo, hecha perceptible por un instante a los oídos de la pobre Tierra . Convocados por ellos, vienen en tropel los pastores de la comarca a adorar al recién nacido y presentarle sus humildes ofrendas. Ya brilla en oriente la misteriosa estrella de Jacob, y ya se pone en marcha hacia Belén la caravana espléndida de los Reyes Magos, que dentro de pocos días vendrán a depositar a los pies del Divino Niño el oro, el incienso, y la mirra, que son símbolos de la caridad, la adoración y la mortificación.

¡Oh adorado Niño! Nosotros también, los que hemos hecho esta novena para prepararnos al día de vuestra Navidad, queremos ofreceros nuestra pobre adoración. ¡No la rechacéis! ¡Ven a nuestras almas, venid a nuestros corazones llenos de amor! Encended en ellos la devoción a vuestra santa infancia, no intermitente y sólo circunscrita al tiempo de vuestra Navidad, sino siempre y en todos los tiempos; devoción que fielmente practicada y celosamente propagada, nos conduzca a la vida eterna, librándonos del pecado y sembrando nosotros todas las virtudes cristianas.
=
(Ecuador, 1700-1773)

domingo, 23 de julio de 2017

Zoila Rosa Mariana de Jesús Salvador González, Mártir de la Caridad

Zoila Rosa Mariana de Jesús Salvador González, Mártir de la Caridad
Nació en Quito, 1855. + Quito, Abril 14, 1895.

A Primera vista Zoila Rosa 
Mariana de Jesús, es su insigne imitadora. Fue fermento dentro de la masa: Amor a Dios y a los hermanos.

Fue toda caridad, con esa simpatía del espíritu quiteño.
Murió en 1855 trágicamente, victima del servicio a los pobres y encarcelados, despues de haber ofrecido su vida por el mantenimiento de la fe.
=

María Hilaria Kajekay, Virgen Laica, El Lirio de los Shuar

María Hilaria Kajekay, Virgen Laica, El Lirio de los Shuar
+Diciembre 11, 1965

Nació en Shuar, Oriente.

El Pueblo Shuar, se diseminaba entre el río Paztaza y el Amazonas, tocando a los Andes.

Sus pobladores agrupados en 9 tribus principales y unas 40 subtribus. El padre ejercía autoridad, y por costumbres tenian varias esposas. Su padre la había entregado al marido de su hermana mayor, como "segunda esposa".

María Hilaria había recibido una formación cristiana en casa de su primo Julio Wajaraw, ella no lo admitió. El primo decía: "Le encantaba oírnos hablar de Dios y rezar con nosotros El Rosario"

Desde allía María Hilaria soñaba con vivir en la Misión de las Hermanas Salecianas de María Auxiliadora.

Se refuguó en casa de Julio y la llevo a las Misiones, las Hermanas la recibieron con inmensa ternura, ella se aferró fuertemente a María Bacio, la directora y le suplicó: "Que si su padre venía a buscarla, No la entregara".

Desde que llegó a la Misión, amó a Jesús y a su prójimo con vistoriosidad. "Quería morir para ir al cielo y poder contemplar cara a cara a Jesús" Murió en Diciembre 11, 1965
=
Fuente: Oremosjuntos.net

Sor Eufemia de San Agustín, Religiosa Marianita

Sor Eufemia de San Agustín, Religiosa Marianita
Dolores Herminia Moscoso Zambrano
1888 - Noviembre 25, 1919

RELIGIOSA.- Nació en la entonces parroquia de Piñas, Cantón Zaruma, Provincia de El Oro, en 1.888, en casa de sus padres, actual calle Bolívar Madero, "grande, bonita y espaciosa, ancha y alta, con un jardín adelante bien cuidado y limpio y corredores amplios y largos." Fue hija de Manuel Moscoso Espinosa, natural de Cuenca, que contrajo matrimonio después con Rosa Aguilar fallecida a poco tras el nacimiento de una hija y de Senaida Zambano Morales, de Pinas, fallecida hacia 1.893, que antes de su unión con el señor Moscoso había enviudado de un señor Castillo, de donde procedía Regina Castillo Zambrano. Los Moscoso Zambrano fueron tres: Obdulia, Herminia y Luís Ángel. Su biografía ha sido escrita por el padre Hugo Vásquez y Almazan a quien seguiremos en lo posible.

Creció bonita sin ser bella, blanca, de regular estatura, pelo castaño y ojos negros pero perdía muy pronto la paciencia lanzando al suelo lo que tenia entre sus manos y como buena colérica le encantaba mandar, gobernar y dirigir los juegos con honradez pues cuando alguien hacia trampas reclamaba. Con su prima Ibelia Loayza Añazco era inseparable. Al mismo tiempo era tímida posiblemente por la orfandad materna.

Su padre era responsable, trabajador, tierno y en materia de ideas politicas su pensamiento liberal era de avanzada y por lo tanto anticlerical. Herminia nació con buena voz y oído musical. Cantaba con afinación. Un pariente suyo que era ebanista le confeccionó su primera guitarra y sin profesores aprendió a tocarla y como era zurdalo hacia al revés. Después también tocaría piano y arpa. Su hermano Luis Ángel le construyó un arpa, era de madera tosca y se conservó en su casa por muchos años.

Inteligente y amable, dueña de una gran imaginación y fantasía, cuando en la escuelita del pueblo le contaron algunos episodios de la vida de Mariana de Jesús, se impresionó mucho y quedó tan encantada con la idea de correr aventuras, que con su prima Ibalia decidió hacerse ermitañas, huir de sus casas y refugiarse en alguna montaña cercana. El plan fue consultado al Párroco de Pinas, Juan José Laoyza, que se rió de esta exageración infantil y recomendó a los padres de ellas que las mandaran a estudiar internas a Loja, al Colegio délas Mañanitas, fundado en 1.903 por la Madre María Uquillas.

Allí encontró la compañía de Sor Josefina del Carmen, que ejerció tal influjo sobre la niña huérfana, que esta halló por fin a la madre perdida y fue ganada de por vida por elambiente religioso.

El reglamento religioso del Colegio era muy exigente y hasta se aplicaban castigos físicos como pegar a las niñas y tirarlas de los cabellos-lo cual era usual en la época -aunque la Ley lo prohibía y la superiora de la Congregación cuya sede esta en Riobamba, lo repudiaba.

El uniforme era negro con una cinta azul cruzada al pecho. Debían confesarse y comulgar una vez al mes y una vez al año hacer los ejercicios espirituales durante tres dias.Las clases se impartían de 6 a 10 de la mfiana y de 11 a 4 de la tarde. Existían alumnas internas y externas, estas solo podían recibir las visitas de sus familiares de 12 a 3 de la tarde. El primer domingo de cada mes podían ir de visita a la casa de sus  padres, pero solo las que vivían en Loja. Las clases comenzaban en Octubre, duraban ocho meses y el noveno se preparaban los examenes finales.

Sus dotes musicales la hicieron sobresalir del común del alumnado y fue considerada para amenizar las horas sociales y las funciones dramáticas musicales del Colegio, especialmente las del final del año lectivo.

En 1.905 comenzó una libreta de apuntes íntimos con pensamientos religiosos, anotando sus encuentros con el amado Señor, diálogo humilde con la divinidad, repetición délos mismo siempre aunque con diversas palabras y tonos que sinembargo presagiaba su espiritualidad. No tuvo estilo literario ni el fondo contiene novedad alguna, pero es una prueba de la accesis a la que llegaría con el tiempo, de unión permanente con Dios. Y como era usual en esos tiempos empezó discretamente a usar un cilicio formado por una cinta con tachuelas para el brazo y colocando piedrecillas de distintos tamaños debajo del colchón para mortificarse por las noches. Al ocurrir wsu muerte se encontró un cordón con púas y huellas de sangre usado para martirizar el cuerpo con disciplinas.

Ya desde el colegio aprendió a ayunar y solo consiguió volverse anémica, de suerte que tuvo que solicitarle a su padre el envío de pildoras de hierro. Quienes la conocieron y trataron por entonces la han descrito como alegre, inteligente y estudiosa, sumamente simpática, sobretodo cuando hacia cuentos. Dentro del plan de estudio se daba gran importancia a las manualidades o granjerias, es decir, a labores de mano, por ello aprendió a bordar, a coser, a fabricar flores de tela y de papel que resultaban grandes y bonitas, de una hermosura única y cuando alguna de sus compañeritas echaba a perder algún trabajo, perdía la paciencia, se disgustaba y la recriminaba porque según decía, no trabajaba por amor de Dios.

En Junio de 1.906, tras superar los tres grados: ínfima, media y suprema, regresó a Pinas sin saber cual seria su destino pues quería hacerse monja Mañanita pero su padre le había suguerido que trabaje como Profesora fiscal porque en esa población existían muchísimos niños sin instrucción que necesitaban de sus servicios. Asi fue como empezó en Noviembre de 1.906 una situación que haría crisis cuatro años más tarde, el 25 de Enero de 1.911.

Ya en su casa, enseñada a la rigidez de los horarios del Colegio, decidió hacerse el suyo propio desde las 6 de la mañana. Vestirse y asearse, oración de la mañana y luego un cuarto de hora de oración mental, desayuno y trabajo hasta las 10. Comida, recreo, visita al Santísimo que estaba en la iglesia a menos de ocho cuadras y lectura espiritual. A las 12 oración mental y examen particular. De 1 a 4 de la tarde trabajo. Scomida, recreo y estudio. De 8 a 9 rosario, lectura de los puntos de meditación para el dia siguiente, oraciones particulares. Examen de conciencia y acostarse. Mensualmente dedicaba un dia a retiro espiritual y cuando se suscitaban problemas en su familia iba a una gruta cercana a rezar. Pronto y a través del párroco de Pifias, ingresó a la Asociación de Hijas de María. Para hacer penitencia se había mandado a fabricar unos botines sumamente apretados que los usaba a diario para ir a misa. La iglesia parroquial no tenia bancas y un empleado doméstico llevaba su reclinatorio. En las procesiones, cuando le tocaba llevar el estandarte, iba con guantes. 

Como maestra de la escuelita que funcionaba en Pinas cumplía siempre con su deber, diariamente era la primera en llegar y abría las puertas, ella misma tocaba el himno nacional en las festividades, se hizo querer de sus alumnas por la música, se rodeaba de las niñas, que ilusionadas le pedían que tocara la guitarra.
 
También concurría a las fiestas sociales de la población, esto lo hacia más por agradar a su padre que por otras razones. En su casa tocaba el arpa, brindaba cafe, galletas, dulces que ella misma preparaba. Era toda dulzura y amabilidad. En alguna ocasión la invitaron a bañarse en el rio pero como estimó que este inocente pasatiempo era contrario al recato, rechazó la propuesta. Asi era de mojigata. De pronto le comenzaron a salir pretendientes, un señor White trabajador en las minas y Darlo Maldonado, pero los rechazó. Después un joven colombiano de apellido Solis, conocido por ser una persona trabajadora y de buenas costumbres, a quien al principio también rechazó, pero fue tanta su insistencia y tantos sus versos y requiebros, la perseguía en la iglesia y en la calle, asistían a las mismas reuniones y hasta por la ventana de la escuelita le hacia guiños y decires, que pronto terminó saliendo con él. Fragmento.- // Tus ojos Herminia, / me encantan a mi / aun más que las rosas / aun más que el jazmín / aun más que las perlas / aún más que el rubí. / Por eso sin ellos, / no puedo vivir. //

El 1 de Agosto de 1.909 comenzó a escribir unos apuntes íntimos que tituló "Mis luchas". Allí fue anotando su desazón pues le costaba trabajo escoger entre el amor humano y el divino. Finalmente le dijo no a Solis y lo perdió de vista, desde entonces se hizo silenciosa y diariamente se retiraba a orar a un lugar cercano y sentada sobre una piedra grande, en dicha apartado recinto, rezaba en silencio, todo ello para que no la vieran sus familiares. Era una profesora soltera de 23 años de edad, contextura normal, carácter dulce y conducta arreglada, que cantaba bonito y tocaba instrumentos musicales.

El problema de la dote, lo que no podía hacer su padre dada la pobreza del hogar, lo suplió el Párroco de Pinas con celeridad y subsanado este problema inicial emprendió el viaje a Riobamba. Su padre no quiso despedirse de ella, lo cual puede tener dos explicaciones. La una, que no estaba de acuerdo con su determinación de hacerse monja y dos, que le costaba mucho decirle adiós a su hija, a quien posiblemente no volvería a ver jamás. En el camino Herminia conoció a su tio Francisco Moscoso Espinosa y a los hijos de él, con quienes conversó y se alegró muchísimo, porque eran jóvenes muy buenos, cariñosos y formales. En Cuenca llegó a casa de varios familiares, finalmente fue admitida en la Casa Madre el 3 de Febrero por la Madre Imelda Torres y su prima Ibelia Loayza Anazco, que había adoptado el nombre de Claudia de San Luis.

Herminia aprendió el Costumbrero que enseñaba a las monjas a saber sentarse honestamente, cómo sonreír, etc. una especie de Manual de Urbanidad de Carreño, pero más estricto. También escuchó decir que el alma de la Madre Mercedes de Jesús Molina solía presentarse por las noches a las novicias que no eran muy devotas, lo cual servía para mantenerlas de susto en susto. También aprendió a tocar el órgano de la Casa y cuando advino la guerra civil tuvo miedo que el gobierno quitara la Casa a las Mañanitas a fin de transformarla en cuartel para los soldados pero pronto volvió la calma. El dia de San José tomó los hábitos de novicia con otras dos postulantes: Marcelina Hidalgo y Elisa Cueva. Su nuevo nombre fue Eufemia de San Agustín, que  suena algo folklórico, sobre todo en alguien que a lo mejor ni siquiera conocía las obras del Obispo de Hipona o quizá solo sabia de ellas superficialmente.

Con la timidez inicial de sus primeros años, ahora encausada por el silencio, solía repetir a las postulantes: Tenemos que obedecer, respetar y amar a la Madre Maestra. Era la dulzura personificada y pronto fue electa la Mayor, que debia dar los permisos a sus compañeras. Para las fiestas organizaba los cantos, los ensayos, en fin, todo. El 1 de Noviembre de 1.914 recibió el velo de profesa, formuló los tres votos de pobreza, obediencia y castidad y cumplió su sueño de niña, volverse monja.

En Abril del 15 abandonó por primera ocasión la Casa Madre a fin de preparar a un grupo de niñas del Colegio Mariana de Jesús en Cajabamba, para que reciban la primera comunión. Luego renovó sus votos por tres años, en Mayo del 16 estuvo en Colta ayudando en los exámenes. El 17 se preocupó por su padre que seguía siendo liberal anticlerical y ella -dale que dale - quería convertirlo a toda costa en católico practicante.

Poco después, por razones de salud, no la mandaron a Colombia como tenían pensado sus superiores, pero fue enviada con otras siete monjas a realizar la fundación del Colegio de San José de Chimbo, población que gozaba de mejor clima. Ella anotaría después: Las niñas son humildes pero no tontas.

En toda comunidad hay malquerencias y envidias y en Chimbo no podían faltar tampoco. En el caso de Eufemia fue una tirantez con la Madre Clemencia de San Luis, pero como se dio el trabajo de unirse a todas sus compañeras con humildad, caridad y mansedumbre, haciendo múltiples oficios, incluso el de secretaria, casi sin quererlo se convirtió en una buena amiga y compañera. Además se distinguía por su intelectualidad y alegría.

En cierta ocasión una de sus compañeras se le acercó a contarle sus cuitas, esperando encontrar palabras de comprensión y aliento, pero lejos de ello, recibió como única respuesta: Madrecita querida, déjese de pensar, venga y cantemos. La cuitada quedó tan sorprendida como azorada pero después comprendió la sabiduría de la respuesta y hasta agradeció el gesto de optimismo. Meses más tarde la Madre Clemencia fue designada nueva Superiora y como era agria de carácter y tontísima de inteligencia, no escatimaba momento alguno para llamarle la atención, dizque para que no le creciera la menor brizna de orgullo. Con tal motivo, ya sea delante de la comunidad, de las niñas, de los padres de familia o de cualquier persona extraña, la regañaba como a niña.

Sor Eufemia, aunque no hubiere cometido la falta, se arrodillaba, besaba el piso y le pedia perdón. La Superiora le ordenaba que se levante y se marche, pero ella - antes de irse - con una gran sonrisa le contestaba: Madre Superiora ¿Hay que contestar algún oficio del Ministerio? ¿Hay que enviar alguna carta? ¿Hay que escribir alguna tarjeta? Lo cual le sonaba a la Directora a burla, aunque bien pensado el asunto, era una muestra más del buen carácter de Sor Eufemia.

En la escuela de Chimbo daba clases a las niñas de quinto y sexto grado. Sus pasos no ofendían a nadie, eran buena, virtuosa, linda, rosada y humilde. Se hacia querer, solía saltar y jugar con las niñas porque la alegría es buena siendo cosa de Dios. Sus clases de catecismo eran consideradas maravillosas. En Noviembre de 1.918 renovó  sus votos. El Párroco de Chimbo, Rafael Tirso Poveda, que las había ayudado a mantener la escuelita, se negó a seguirlo haciendo y las madrecitas empezaron a coser y a bordar para ganarse el diario sustento.

El 13 de Noviembre de 1.919, próximo el segundo aniversario de la Madre Clemencia como Superiora en Chimbo, las monjas pidieron a Eufemia que prepare los festejos con números de música y canto. Como estaba cansada ésta le dijo a la madre Sabina que deseaba ir a tomar un baño en Pindiagua, balneario situado a pocas cuadras de la plaza central de Chimbo, pero calculando que no haya gente. Estaba sudada cuando llegó al balneario y como alguien le dijo que llegaban las niñas de la escuela, sin esperar dos veces se lanzó a las aguas frías y salió enseguida para evitar que las niñas la vieran.

Cuando regresó tosía y ardía en fiebre. El Dr. Noboa que fue llamado desde Guaranda, le ordenó guardar reposo absoluto. El Miércoles 19 amaneció mejorcita pero al enterarse que una familiar del Dr. Cicerón Cisneros, médico de Pelileo radicado muchos años en Chimbo, habla solicitado en la portería que hagan oraciones por su conversión pues estaba en camino de irse al infierno por liberal. Eufemia exclamó como Mariana de Jesús, cuya Vida sabia casi de memoria. ¡Dios mió, si mi vida es necesaria para la conversión del Dr. Cisneros, acéptala, te la ofrezco por él¡.

Sor Clemencia, que habla escuchado tal despropósito, le respondió: Hijita, su vida es necesaria para la Congregación. No la ofrezca, ofrézcale sus dolores. Entonces Eufemia volvió a exclamar: ¡Señor, no tengo permiso para ofrecerme de victima, te ofrezco mis dolores; Desde ese momento comenzó a sentir terribles dolores, psicosomáticos por cierto.

A la 1 de la madrugada, estando solamente acompañada de la Madre Sabina, le preguntó: Madre Sabina ¿Ve Ud. a la muerte? — ¿En donde está? — Está dando la vuelta al ruedo de mi cama y me dice que a la hora que menos piense vendrá el Hijo del Hombre. La Madre General María también está aquí y me pregunta que donde están mis compañeras, porque son dos más.... La Madre Sabina sintió gran miedo, a pesar de estar en compañía de un niña. Y es que la Madre Eufemia, a consecuencia de las altas fiebres estaba deshidrataba y veia visiones, lo cual no se conocía entonces y hoy su hubiera superado con un simple suero de dextrosa.

El 22 recibió una copa con remedio que le ofreció la Hermana Amelia y entonces con mucha gracia le dijo: Permiso para poder decir salud a la Madre Superiora por su onomástico. El 23 recibió el viático, comprendió que se mona, pidió papel y pluma y escribió a su padre una hermosa y larga carta de despedida, pidiéndole que comulgue siempre.

El 24 amaneció muy mal, fue visitada por el Dr. Noboa y cantó unas estrofas a la Virgen. La Superiora, comprendiendo lo injusto de su conducta, se había convertido en su enfermera y edificaba a las demás madres con su ejemplo y bondad. A las seis de la mañana del martes 25 el Dr. Noboa le aplicó una inyección y anunció que no durarla doce horas. La Superiora le dijo: Madre Eufemia, prepárese a comulgar por última vez, Ud. va a morir. 

En sus últimos momentos se ofreció de victima por la conversión de su papacito, el Párroco pidió por la prosperidad de la Congregación, también por el pueblo de Chimbo para que no pierda la fe y por él mismo para ser mejor. Eufemia accedió a todo con mucho gusto y falleció a las 9 de la mañana de ese mismo día, que como ya se dijo fue el martes 25 de Noviembre de 1.919, tenia solamente 39 años de edad.

Al saberse la noticia de su muerte la pequeña población se alborotó pues era muy querida. Su entierro fue apoteósico, de las poblaciones cercanas llegaron todas las bandas de música, sus alumnas llevaban charoles con pétalos que arrojaban al paso del cortejo. El cofre fue blanco, la vistieron de blanco y con palmas a los lados porque asi se enterraba a las vírgenes cristianas de la antigüedad, costumbre que subsistió en las pequeñas poblaciones rurales ecuatorianas hasta bien entrado el siglo XX como rezago de los tiempos del coloniaje español. Antes de enterrarla y en presencia de las autoridades se abrió el cofre y la encontraron tibia. Se dijo que estaba aun viva, pero otros opinaron que los santos asi mismo son y la enterraron de todas maneras. Fue una excelente religiosa y se ha abierto su causa de beatificación para que la Iglesia la condecore con el tratamiento de Santa.

¿I el Dr. Cicerón Cisneros, dejarla sus ideas liberales radicales? Creemos que no, pero tuvo que ausentarse de la población por algunos meses pues su presencia en San Miguel de Chimbo se tornó peligrosa, ya que las gentes le acusaban de ser el causante de la muerte de la madrecita buena.
=